Opinion
SEMANA DEL 14 AL 20 DE SEPTIEMBRE DE 2000
bg_caja_opinion.jpg (7848 bytes)

Eliminar la pobreza

Por Javier Ortiz Cabrejos*

2 pobreza ap.JPG (32377 bytes)Recientemente Maharishi Mahesh Yogi, físico matemático, fundador de la Meditación Trascendental e impulsador de la Fundación Maharishi, emprendimiento educativo que reúne universidades, colegios e instituciones de desarrollo en todo el mundo, ha presentado su Plan para Erradicar la Pobreza del Mundo a los jefes de Estado de los 33 países más pobres, entre los que figuran 10 países latinoamericanos.

En las últimas décadas se han hecho intentos para disminuir la brecha entre países ricos y pobres. Así surgió la política de préstamos de los bancos internacionales y se creó el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, como han reconocido los jefes de Estado del Grupo de los 8, reunidos recientemente en Japón, esta brecha se ha incrementado. Más de la mitad de la población del mundo vive en pobreza, de los cuales 1.500 millones de personas viven en pobreza extrema. En Perú más del 60% de la población cae dentro de estas cifras. Ello ha conducido a la opinión de apelar a la recurrente opción de condonar sus deudas, cara caridad que nunca los conducirá a una solución permanente a su dependencia.

Dejar el Tercer Mundo implica la capacidad de la plena soberanía y del desarrollo equilibrado de todas las áreas del bienestar individual y social. Maharishi ha diseñado un plan integral de desarrollo para erradicar la pobreza y está demostrando a los gobiernos que son capaces de lograrlo dentro de los límites de sus naciones sin recurrir a préstamos internacionales que traen más endeudamiento ni a políticas populistas que generen brotes inflacionarios. El principio es desarrollar los vastos recursos nacionales no utilizados del país. Sobre todo la tierra no cultivada. Según la FAO, entre estos países suman mil millones de hectáreas no usadas con potencial agrícola. Perú cuenta con unas 50 millones de ellas, desaprovechadas por la inversión que requieren para irrigación, mejoramiento de suelos o infraestructura vial. La mitad de ellas podrían generar sólo en Perú ingresos anuales por 150 mil millones de dólares. Este tremendo superávit ocasionaría un tremendo impulso para el desarrollo del país e incrementar varias veces el salario mínimo vital de millones de familias empobrecidas.

La agricultura orgánica tecnificada es el futuro. La tierra agrícola no utilizada es actualmente un bien muy valioso, pues la de los países desarrollados ha sido envenenada por pesticidas, agricultura química y cultivos transgénicos rechazados por una creciente mayoría de la población mundial que desea alimentos sanos y naturales, cuya demanda crece geométricamente. Estos proyectos darán cosechas de alimentos orgánicos que se exportarán ventajosamente a los países ricos.

Perú tiene una ventaja competitiva frente a otros países por la riqueza de su biodiversidad, que agrupa el 75% de los climas del mundo, y el vasto potencial de sus selvas, etc. Pero, ¿cómo desarrollar estos recursos que necesitan tanta inversión y a la vez resolver el problema de la pobreza?

Es aquí donde el plan usa un concepto brillante: el Principio del Cupón. Maharishi ha propuesto que los gobiernos participantes impriman cupones. El cupón, con el mismo poder adquisitivo de la moneda local, es una moneda complementaria del país, válida únicamente en un proyecto particular, por un período de tiempo limitado y dentro de una región restringida. Debido a su aplicación limitada en tiempo y espacio puede ser emitido por el gobierno sin temor a la inflación. Esta moneda complementaria permitirá el pago a los trabajadores, ex desempleados o subempleados, dándoles un salario del doble del promedio nacional para que tengan una mejor calidad de vida desde el mismo inicio del proyecto. Los cupones serán dados en préstamo al organizador del proyecto a pagar en 3 o 4 años, quien otorgará las garantías internacionales del caso, que darán un "riesgo cero" al proyecto. Asimismo, la Universidad Maharishi de Holanda organizará todo lo referente a los gastos de maquinaria y financiamiento necesarios del exterior. Al cabo de uno o dos años, cuando los productos comiencen a ser exportados, proveerán los ingresos necesarios en moneda extranjera y el proyecto podrá devolverle al gobierno el equivalente a los cupones emitidos, generándole un ingreso considerable. El principio es "El cupón de hoy es el dólar de mañana". Sin tener que aumentar impuestos, el tesoro público se incrementará y se habrán desarrollado los valiosos recursos del país. El proyecto invertirá el 25% de sus ganancias para mejorar todas las áreas existentes de la vida nacional y el resto en desarrollar nuevos proyectos. La Universidad Maharishi creará para cada proyecto nuevas ciudades con viviendas saludables de acuerdo con el Sthapatya Veda, infraestructura vial, colegios, universidades agrícolas, centros de prevención de salud védica y una red de comunicación satelital. A medida que los proyectos se desarrollen, el ingreso per cápita de la población aumentará. Los países pobres podrán salir del subdesarrollo sin hipotecar su libertad ni su decencia. Este proyecto tiene la capacidad de dar plenitud a las aspiraciones del presidente Fujimori reunidas en su mensaje de Fiestas Patrias: Generar Empleo y Bienestar; creando empleo masivo y bien remunerado, potenciando el agro, solucionando el déficit de un millón de viviendas, dar salud para todos con métodos de prevención naturales y sustituyendo las importaciones agrarias. Con la propuesta de Maharishi, la pobreza interna y externa podrán erradicarse de la faz de la Tierra. El gobierno está invitado a participar en este hermoso plan y cumplir el rol para el que lo eligió su pueblo. 

*Arquitecto. Presidente del Instituto Maharishi de
Ciencia y Tecnología del Perú
Email: mt_peru@terra.com.pe
Website: www.poverty-removal.org


Derechos Reservados © News World Argentina, S.A.
Bartolomé Mitre 760, Buenos Aires, Argentina
Teléfono: (54-11) 4345-7300  Fax: (54-11) 4345-6777